Vladimir Brontis

Monday, September 17, 2018

Mensaje y forma


Arriba: propuesta para LIBRO COMÚN, Editorial Anartistas, tema COMUNIDAD. Agosto de 2018. Dos carillas, que se presentan en blanco, escritas en los márgenes.

Este tiempo he pensado en el tema de mensaje y forma, en cuanto a que se cree que muchas veces la forma no llega a ser tan plena ni completa como la idea que la genera. Que en ocasiones no la “alcanza”. O que la forma es un chispazo independiente. Un proceso independiente, espontáneo, reflejo. ¿Incluso podría haber forma previa totalmente intuitiva, ex nihilo, y la idea viene después, como una “explicación”? ¿Una “genialidad”?
Pienso, en cambio, en el tema de ver la forma en profundidad, como forma poética, como resultado del proceso de una creencia. Expresión de ideas... ¿la forma no es tan profunda como la idea, el pensamiento? ¿Por qué fallan las doctrinas, sobre todo las políticas?... El político suele hablar mucho, propone utopías, luego ve que una mínima cosa resulta, y se enfoca por completo en esa mínima cosa, olvidando todo su ideario. Aferra rápido lo que logra, incluyendo a un grupo, y excluye a otros. Y los marginados persisten.
Pienso así que el tema de la forma es de la máxima seriedad, por cuanto es un componente concreto. Es la acción del mensaje.
Nos maravilla la lógica, pero más admiramos las concreciones.
Sin el atleta, sin el explorador, sin el pionero, sin el hombre de acción, en el fondo, no habría lógica que probar. La lógica debiera hacerse concreta, real.
La acción así también produce conocimiento.

Encarnar
Una vida llena de acción banal, de todas formas, sin ideas, es como cualquier fenómeno físico. Es como el clima de un planeta de metano, sulfuro, vientos enormes, fuerzas apenas medibles, pero nada para la humanidad. Fenómenos físicos que se sostienen por otros fenómenos físicos. Enormes fuerzas, pero es alguien que no vio nada: solo parte del viento.
El conocimiento activo, y de cambio sobre el medio, viene de encarnar ideas. Viene de tener una imagen de lo circundante, una narración, una conciencia. No ofrecer la misma intuición a lo intuitivo, sino responder con una idea activa.

El explorador
Antes de visitar un planeta se envía un explorador. Una nave espacial no tripulada. Primero se lanza una sonda, para medir, prever. Análisis, fotografías. La huella horadada de ruedas, en una tierra calipso, azul. He pensado esa imagen, me ha gustado soñarla hace poco. El explorador.


(Hasta desaparecer), parte de carillas propuestas

“Comunidades Marginadas”
Hace un tiempo me invitaron a participar en un LIBRO COMÚN, de Editorial Anartistas (agosto de 2018). Se trata de un libro como objeto de arte, y el soporte era bastante libre: dos carillas tamaño carta. La propuesta que pensé luego es “Comunidades Marginadas”: dos carillas, que se presentan en blanco, escritas en los márgenes. Me pareció que crear algo podría ser un interesante paréntesis entre lo que escribo y proyecto, y mi trabajo en oficina.


Arriba: probando impresiones, en plotter, para ver las carillas en tamaño grande (A1). Se podría imaginar incluso un libro, en blanco, escrito solo en notas al pie, y citas, laterales. Así el espacio vacío se intuiría por las citas, como tipografía invisible, sugerida por el margen. Un libro inexistente, y lo existente sería el margen, que lo “proyecta”.
Pienso una idea social, que subyace, acompañada de una forma expresiva. Al releer los versos pensé si el tono es un poco sombrío, pero era necesario. Imágenes de intemperie, de indigencia. Hablar de los marginados, de los postergados, pero seguir refiriendo el término comunidad: posibilidad de vida aún en esos márgenes.
Es mi idea, espero junto a otras propuestas pudiera ser un libro común inspirador, interesante.


Expresión
La tipografía es el arte o técnica de reproducir la comunicación a través de la palabra impresa, transmitir mediante cierta expresión significativa las palabras. Así es el reflejo de su época, de su tiempo. Por ello el diseño de letras responde a la tecnología, y va cambiando en las épocas.
Hace poco ha sido interesante noticia que Adobe ha desarrollado un proyecto peculiar para traer a la vida tipografías inconclusas, que iniciaron diseñadores de la escuela Bauhaus, hace casi 100 años.
Link de información:
https://graffica.info/tipografias-adobe-bauhaus/


El tipógrafo Erik Spiekermann (arriba) ha estado a cargo de este proyecto, convirtiendo fragmentos y bocetos sin terminar en packs de fuentes para Typekit. Así ha dirigido a profesionales y estudiantes para realizar análisis detallados, y extraer probabilidades de las formas encontradas, hasta deducir cómo los maestros planeaban completar estas tipografías. Interesante tema, por la expresión con que se puede dotar al mensaje.


Arriba: página de Manuale Typhographicum (1968), de Hermann Zapf, un campo tipográfico de tensión, radiado a partir de un centro.


Arriba: propuesta personal para libro impresa a escala formato A1.


Condena a muerte

Muere lentamente como quien vive lentamente
No morirá esta noche pero se ha enfermado

El falso comienzo
lo ha hecho desigual, ha desechado los intentos
Los que viven los recovecos
Una condena a muerte en tiempo retardado

La cancha no es simétrica
No es un rectángulo
Es un triángulo muy estrecho a un lado
Y asfixia
Donde se está al margen
De la revolución alimentaria
Las ausentes tecnologías
del fuego y el agua vuelven a descubrirse
La tenue fe, inyectar una salud espiritual
en el vapor
Un mito permanente, viaje sin retorno
La compleja vigilia en las fogatas y las carpas


Antigolpe

Nuevo material anti-Golpe
Anticorrosivo y antióxido
Golpéelo como de costumbre
Apaléelo inmisericorde
Abúselo como a un trabajador,
consúmalo
Rásguelo y volverá, solo
una los pomos y el Golpe
No volverá a avasallar
Nuevo material sale a la calle
Encarnado en piel
Poética ultra
resistente
Camino sin retorno
¡A los barcos! ¡A las naves!
Absorbe el impacto hasta una implosión
en acero
El Golpe esta vez no volverá
Con su hierro medieval
Antídoto indestructible
Antiherrumbre
Quiebra los dientes de la bestia metálica
Con musculatura inaudita
acero iterando
Y haciendo rebotar,
rechazando el Golpe sin regreso

Vladimir Brontis, agosto de 2018



Saturday, July 28, 2018

Cóncavo


Entre prototipos construidos reviso los que están pensados como módulos para ser parte de un total. Los veo desde su convexidad, y luego desde su concavidad, y me interesa apreciar desde esta segunda óptica.


Arriba: módulo constructivo que semeja follaje, en el proyecto Mayfair House, de Squire and Partners (tomado como referente).


Arriba: módulo propio, hecho hace algunos años, basado en el pliegue de una lámina.

… Todo este tiempo he estado auto sustentándome. ¿Y si me cuelgo? Sería otra forma de verlo: en la naturaleza por ejemplo los árboles dan un sustento. Las rocas dan sustento.
Estuve recordando “El Libro en Movimiento”, que diseñé hace un tiempo, en cartón, transformándose en un mueble, y pensé si pudiera tener un “reverso”: quedar desplegado permanentemente.
¿Cómo? Pensé en la idea de “cóncavo”, de ver desde un interior. Quedarse en un “estado de movimiento” y habitar el interior. Ver desde adentro hacia afuera.
Así en cada proyecto se propone un objeto, pero este objeto tiene un reverso, que se habita. Enfocar éste en esta oportunidad.

La pantalla previa
Subyace también el concepto de biombo, de muro liviano, de un “antes” de la construcción estructural, de una superposición. El concepto constructivo luego sería el apoyo de una pantalla, o cortina, o epidermis.
Colgarse, sostenerse. La idea de sujeción. Dónde y cómo se apoya este “lienzo”.


Cuerpos en su concavidad
Pensando desde la concavidad, se puede construir la estructura, y proponer la piel superpuesta. Esa es la idea: si la estructura tiene ventanas, o entradas de luz, aprovecharlas. Vale decir, se puede referir a una estructura preexistente, a un recinto o habitación. Y luego el módulo también tendría “aperturas”, en este caso triangulares, que seguirían un movimiento.


Módulo y movimiento
Estudio el libro desplegable y veo el módulo que funciona como ménsula. En su despliegue se podría convertir en biombo.
Los cuerpos livianos funcionan más por tracción que por compresión: se sujetan, se estiran. Los objetos pesados se aplastan. Pienso así en el posible aspecto tensionado de esta sábana. Y los módulos en posible movimiento espiral, rotando, cambiando dependiendo de donde se ilumine.


La maqueta así representaría una sala con ventana, a la que se ha de poner este biombo, como filtro. Abajo: estudio otros referentes, plegar la lámina hacia adentro generando tridimensionalidad, y colgar geometrías superpuestas.


Color tras los pliegues
Pienso además luz y color tras los pliegues. Procuraré profundizar este tema en próximos posteos, además de proponer la escala real: el muro liviano.


Así por estos días comienzo a vislumbrar esta idea, entre otros desarrollos. Espero así también avanzar en la escala del prototipo expuesto en el post anterior.


Plegar una lámina hacia adentro generando tridimensionalidad… triángulos en espiral

Saturday, June 02, 2018

Exactitud


La disciplina arquitectónica tal vez es demasiado vasta. ¿Qué hacen los arquitectos? Proyectar y construir el hábitat humano, lo que generalmente se asocia a construir edificios. Pero el urbanismo y paisajismo también se consideran dentro de la arquitectura. Y, eventualmente, lo que puede acoger el cuerpo humano también puede ser un refugio, o módulo, no exactamente un edificio.
Así se trata de construir una envolvente, para mantener a las personas a resguardo. Dar lugar a una serie de condiciones, en armonía, o concordancia, que algunas lecturas conciben como “estética”. Pero el punto de partida es una necesidad básica, una cubierta o techumbre.


“Un cobertizo para bicicletas es un edificio; la catedral de Lincoln, una obra de arquitectura (…) el término arquitectura se aplica solo a los edificios proyectados en función de una apariencia estética”
An outline of European Architecture, 1945 (Nikolaus Pevsner)

En la definición anterior está claro el sesgo estético, si bien los cobertizos (y construcciones de menor tamaño) en este tiempo han cobrado diseño, desarrollo, así tal vez uno solo podría intuir una diferencia de escala, entre un tipo de construcción y otra. Y luego el interés que concita el proyecto es una concordancia, una armonía entre forma, uso, estructuración. Entendiendo esto, me ha gustado de todas formas pensar en este último tiempo en la idea de necesidad básica, de asimilar lo social. Lo veo como una preocupación más profunda, que no agota los temas.


La “sequedad”
“El desierto avanza”, es una frase que se suele oír en este tiempo. No vivimos años de grandes movimientos o intelectualidad. Temáticas que empiezan a ser reiterativas, carencia de ideas originales, ausencia de ilación filosófica. Poca repercusión de los debates académicos en el mundo real, en la política, por ejemplo. Banalización política. Discurso por una parte y realidad por otra. Uno tiende a aplaudir cuando las ideas se encarnan.

Arquitectos notables, como Zaha Hadid, reconocida en su originalidad, en la práctica reciben situaciones bastante áridas, que muchas veces no se buscan: problemas de presupuesto, plazos, etc. Temas de gestión, algunos ayudan, por cierto, otros entorpecen. Tal vez es un tema de énfasis, o valorización. Recuerdo que lo último que leía sobre Zaha Hadid antes de enfermarse fue la cancelación de su proyecto de estadio olímpico en Japón. Y no sé por qué se habla poco de eso. Lo que llegaba en cuanto a noticias de su carrera no era muy “relajante”. Y uno sentía eso. Esa sequedad que nos rodea, de la que a menudo habla el poeta Cristián Warnken, por ejemplo.
Está árido: los negocios suelen ser entretenidos, pero el espíritu siempre requiere más. Es una condición humana. Es necesaria la cultura. Y una forma de humanizar la cultura puede ser el pensamiento social.
Así tampoco me ha resultado justo en el último tiempo concebir la cultura solo en términos estéticos, sino pensar en esas necesidades básicas que nos equiparan.


La geometría no es el “casi”, sino la exactitud. Entender la noción de “punto” hace ocupar determinado punto y no otro. La línea es una idealización, de modo que cuando la trazamos solo la graficamos: transformamos esa idea de infinitud en un espesor delgado, que nos evoca esa infinitud que abstrajimos. Y las cosas resultan más mientras más exactas. Llama la atención que la piedra acepta el “casi”, pero la grilla que el arquitecto o escultor trazó sobre ella es exacta, como un sistema de coordenadas. Y si la piedra se acerca a nuestra idea es más bella: hay que acercar la piedra a la belleza de la idea, para que deje de ser piedra.
La exactitud así no es algo a temer, sino que es una forma de la verdad. El “casi” trae equivocación, miedo, vaguedad. El “casi” es lo que aleja de la verdad. Y acercarse a la verdad requiere cierto coraje. Requiere decisiones, requiere un salto, necesario. Así la realidad siempre tendrá un poco menos de “discurso” de lo que queremos, por fuerza que apliquemos. Pero habremos incorporado una guía.

Tema de la exactitud y la vaguedad
¿Qué nos gusta de una obra? Empezamos hablando de un buen partido en diagonal, o hundido, y terminamos hablando de detalles. O bien hablamos de lo que nos impresionó más, de lo que nos llegó más, de lo “que nos pareció más fuerte de ella”. Lo que nos lleva a desear aplicar esfuerzo en aquello que la genera con más intensidad. Y ser exacto en ello.

No somos buenos en todo. Se puede vivir como Robinson Crusoe, pero algunos son buenos para hacer herramientas, y otros buenos para hacer zapatos. La vida es retributiva. Si uno es bueno para hacer herramientas, y se dedica a hacer zapatos (por necesidad), ¿no es una pérdida de tiempo? Vale decir vivir como Robinson Crusoe es una tarea de titanes, y aun sabiendo todo uno termina con buenas herramientas y zapatos malos, mientras otro los hizo en mitad de tiempo. ¿Qué universo sería? Un cuadro primario, sin matices, colores que no se comunican. La vida es retributiva.
Sería como un planeta de colores intensos, pero de fuerzas inhumanas, absolutamente lejanas y a otra escala. Lleno de materias tóxicas, de vívido color.


Pantalla permeable de letras
Entonces vuelvo a referentes que me han inspirado, y marcado desde temprano. El escritor Andrés Sabella, y sus artículos poéticos, prosa descriptiva, la visión de una geografía.
Exploro así las formas de “Linterna de Papel” (el homenaje al poeta, realizado en oportunidad anterior en cartón), como algo que me permita hacer una retroalimentación de conceptos, y que me actualice. A la vez de poner en funcionamiento creativo la impresora de corte que adquirí hace poco.
Pensé luego hacer pantallas permeables mediante la horadación, pensando patrones de difuminado, pero con aspecto de tipografía. Así me quedé con la idea de pantallas perforadas de la vez anterior.
La letra texto agrupada, el bloque, por una parte, y la letra señal, individual, como construcción. Y dos grados de opacidad: opaco y traslúcido.


Un soporte y hojas traslúcidas
Recuerdo que al realizar “Linterna de Papel” pensé la estructura (el prisma inclinado), y colgué hojas traslúcidas, con versos de Sabella. Verlo transparente ahora es una oportunidad de pensar las dos condiciones como una unidad.


La misma horadación podría dar más liviandad. Un plano que se difumina.


Del homenaje al escritor (que de alguna forma evoca monumentos a la modernidad), a algo que sirva para estos días, que entregue un mensaje contemporáneo. A propósito del tema: cómo llegar a una exactitud justa, con criterio.
Así finalmente no deberíamos temer a la exactitud, de hecho la buscamos, dentro de lo confuso y caótico del panorama actual.


Me hizo soñar un poco con penumbras, cuartos con velas y candelabros, un mar oscuro, nocturno. Una atmósfera que en su momento me gustó.
Puede ser una veta la idea de llevar una vela que ilumine sectores del conocimiento.


“No entendía lo que pasaba, faltaban letras, y no podía creer que no estuviera”

EXPOSIC ON SO E POE IA
(Creer / crear)

Así decían los carteles de mi instalación, en el entonces Colectivo Mapocho. Decía eso en la puerta, donde había que golpear.


Así éste, que es uno de mis prototipos, podría ser una buena oportunidad para estudiar aplicación de luz y horadación.

Monday, February 26, 2018

Muro ciego y pantalla: programación de corte


Siguiendo la línea de trabajo de ocasiones anteriores, he estado mirando mis obras desde otros puntos de vista. Lo que procura retroalimentar y hace que las ideas persistan en ámbitos diferentes. Hace bien pasar de la estructura al partido, y del partido al detalle, y del detalle nuevamente a la estructura. Así hasta obtener una obra con densidad.
Arriba y abajo: pruebas de tipografías que he hecho recientemente con impresora de corte. Pruebas con tramas, coordenadas, trazos reguladores: "El movimiento es la raíz" (arriba).


Tamiz, cernir, cruzar. Referencias
Cernir la materia, presentar un umbral permeable a lo que entra. Celosías que amortiguan calor, pantallas que amortiguan deslumbramiento. Medir la escala, la composición de los áridos, colar distintos tamaños. Tamiz, cernir, cruzar, son palabras en las que he estado pensando estos días, además de aprovechar revisar referentes que abordan el tema.


Arriba: proyectos con muros horadados. Calado de triángulos en el primero: pabellón “Tisse Métis Égal”, Montreal (2012), de PLUS.5, y desmaterialización en el segundo: Green Triangle, Activity Center for Sports and Culture, Copenhague (2010), de WITRAZ Arkitekter. Los dos estados materiales que se enuncian: calados de diverso tamaño en lo que aún es un muro, y un bosque que proyecta sombra, basado en ramas, donde lo que se remarca es el vacío.
https://www.archdaily.com/281130/tisse-metis-egal-plux-5/
https://copenblogen2011.wordpress.com/2011/07/15/norrebro-take-1/


Arriba: proyectos de Steven Holl Architects, que en cuanto a escala van de elementos arquitectónicos a edificios. Así un muro ciego y sólido puede empezar a parecer un enrejado de listones, o perfiles metálicos, a través de una función. Esto permite explorar posibilidades con coordenadas y tamaños.
La idea de pantallas perforadas, para elementos de arquitectura, de esta forma puede ser aplicada con buenos resultados gracias al uso de la computación y la tecnología. Y las perforaciones pueden no ser regulares, sino girar, o trasladarse según funciones, geometrías complejas. Y es eso lo más interesante.
Presentando muros recortados y desplazados, en arquitectura pueden presentarse múltiples referentes de elementos troquelados, a veces al punto de la desmaterialización. Un muro o envolvente que empieza a parecer palillaje, produciendo así algo notable: semitransparencia, velo.

De la horadación al palillaje: naturaleza abstraída


El mejor palillaje es el árbol, que solo es posible emular. La aproximación del arquitecto siempre será más geométrica, regular. Abstracta. Dicen que la vida es una función que se replica a sí misma, lo que la hace de una complejidad inigualable, así las aplicaciones del arquitecto, en el nivel de perfección o sutileza a la que se llegue, necesariamente serán más esquemáticas.
https://squireandpartners.com/architecture/mayfair-house/
http://www.contemporist.com/mayfair-house-by-squire-and-partners/

Arriba: abstracción de follaje en el proyecto Mayfair House, de Squire and Partners.


Niebla, velo, semitransparencia: extremando el calado


https://www.designboom.com/architecture/studiogreenblue-distance-of-fog/
https://www.archdaily.com/96968/distance-of-fog-studiogreenblue

“Distance of fog” House, en Tokyo (2010), por StudioGreenBlue, es una obra que aplica una superposición de planchas de metal horadadas, con tres patrones de círculos, que producen difuminado de velo, o niebla. Calado en porosidad.

Discurso gráfico: tipografía en arquitectura


Tipografía en horadación
Highveld pavilion (guest cottage). Vanderbjlpark, Johannesburg (2008), por StudioMAS. Grafismo: Willem Boschoff .
http://www.studiomas.co.za/highveld-pavilion.php
http://www.artefacts.co.za/main/Buildings/bldgframes.php?bldgid=8090
http://blog.bellostes.com/?p=4263

Tipografía en volumetría


Estación de Gas en Dinteloord / Gas Receiving Station in Dinteloord, The Netherlands (2013), por Studio Marco Vermeulen
http://blog.bellostes.com/?p=27064
http://marcovermeulen.eu/projecten/selectie/122/gasontvangst-station/

Impresoras de corte
Vuelvo a la idea de que el elemento que actúe como función sea la palabra, el lenguaje. Elemento significativo, como en los dos proyectos referentes anteriores.
He estado explorando la comunicación de impresoras de corte con software de arquitectura, como AutoCAD, es lo más interesante que me ha parecido en este tiempo. Adquirí hace poco una de estas máquinas, al menos a escala de oficina, por su posibilidad de horadar rápido y de manera acabada, sin defecto. Así estudiar patrones de corte y traspasos de muro ciego a cernidero. Imagino que es como pasar del discurso al silencio, recoger las inflexiones, o como declaman los poetas, pero en forma gráfica: ritmo de silencio y alocución.


Tengo la idea de retomar el tema ya abordado en "Linterna de papel" y luego en las estrofas volumétricas. Aprovechar ese proyecto para probar transiciones, por ejemplo. Y asimismo la posibilidad de usar el repujado, el pintado, el sobre relieve y el calado. Vale decir estudiar el “embossing” de las impresoras de corte, y como aplicación interesante el trazado, vale decir considerar letras dibujadas y pintadas.

Geometría generadora, software y tamaño
En AutoCAD preparo la geometría de mi prototipo, y sus medidas. Hay una comunicación de tamaño y escala con el software de la impresora de corte, lo que es muy interesante, al permitir trabajar a la par.


Así pienso incorporar el plotter tanto para "Linterna de papel", como para el proyecto de letras volumétricas reciente. Sin olvidar la aplicación de luz. El proyecto a escala humana por su parte contempla madera, incorporando color desde el inicio.