Vladimir Brontis

Saturday, March 09, 2019

Estabilidad por incrustes


Los libros pop-up se resuelven muchas veces por incrustes, encajando planos, lo que también es un buen sistema de estabilidad, al generar tridimensionalidad rígida. Así el plano cartesiano como abstracción es comprender esta estabilidad por encastre, acople. Entender el mundo que se genera al incrustarse dos planos, que para unirse han sido ranurados.


El tema de este posteo así será el ensamble. Se podría decir que dos láminas producen una “cruz” de estabilidad, y un espacio contenido: un arco de abatimiento (y también de correspondencia) implícito.


Figuras de animales, y muebles con cartón o madera encastrada. De la abstracción a lo figurativo. Y en distintos niveles de detalle, donde el cruce se transforma en hileras de casillas tridimensionales.


Figuras incrustadas grandes
Mi objetivo: volver a la escala mayor, a las esculturas del tamaño de una persona. Así para exteriores he pensado la posibilidad de verdaderos “dados”, que resistan el vuelco. Y también de a poco ir imaginando un material más noble y “pesado”, como para una intemperie.


Uniones de madera japonesas
También he pensado en el ingenio de las uniones de madera japonesas, sin el uso de clavos, en la idea de acoplar, y a la vez procurando no dar lugar al juego, al afloje, al deslizamiento: que los ensambles queden rígidos solo tallando y recortando, ensamblándose firmemente sin el uso de metal, que dentro de este orden resultaría invasivo.


“Okuriari”, como técnica de unidad
“Okuriari” se refiere a esta técnica japonesa de ensamble, y traba de la madera, sin soltarse, emulando un puzle, o rompecabezas. Y así como es posible unir piezas sin golpes ni clavos, que dañan al material, se le asocia espiritualmente a relacionarnos de igual forma con familiares, y personas cercanas. A unirse en armonía, cada cual con sus diferencias, sin uso de golpes, agresividad, o violencia, que perjudiquen a algún miembro. Es una bonita asociación.


Links de interés
http://blog.cajadecarton.es/lamparas-de-carton/
https://decoratrix.com/escritorio-de-carton-reciclado
http://strictlypaper.com/blog/2016/12/lo-siento-creates-4d-paper-typography/
http://blog.mariadevedia.net/osvaldo-decastelli-mas-de-30-anos-haciendo-arte-con-carton-corrugado/
http://vladimirbrontis.blogspot.com/2008/09/sistemas-de-fijacin-descorrer-y-ajustar_29.html


Abstracción: del detalle al proyecto


Revisando referentes tanto de uso de encastre de piezas, como de la superposición de planos, veo que prácticamente se puede “esculpir” de esta forma, a la vez que producir estabilidad. Luego, como forma de trabajo, es posible ir del detalle del encastre a la geometría general del prototipo.


Realizo estudios de incruste, a la vez que moldeo un prototipo, basado en este concepto. A la vez de procurar un sustento para una nueva poesía plástica.
A la vez que trabajar este moldeo de volumen, la idea es también incorporar luz, uno de los temas pendientes de instalaciones anteriores.

Monday, January 28, 2019

Sello de agua


¿Una obra de Le Corbusier podría ser de van der Rohe? ¿Un cuadro de Braque podría ser de Picasso? Pertenecen a movimientos similares, pero cada autor tiene un sello distintivo, una impronta. Y las obras notables parecen contar también con una especie de sello de sutileza. Marcan una tendencia, dan una opinión, y tienen fuerza para orientar. Incluso hay “un antes y después de” determinadas obras, que se transforman en “hitos”. Hitos que van desarrollando una historia, que las personas siguen.
Y el arquitecto Juan Borchers es una experiencia familiar, pero distinta, a la forma de proyectar de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica de Valparaíso. Es familiar, pero en ningún caso lo mismo que el grupo de profesores y arquitectos de la UCV.


¿Desde cuándo las personas firman o ponen rúbrica? Hay personas que prácticamente escriben su nombre, mientras otras emiten un garabato casi irreproducible por otro. Y es un distintivo, en la reflexión que estamos siguiendo. Un cuadro, por ejemplo, puede llegar a ser muy valioso por cierta firma “legítima”. Se quiere ver, apreciar a ese autor: la huella especial que marca. El plus, lo que va más allá de lo ya visto. Lo nuevo que el autor propone.
Estos días he estado imaginando la idea de cuando se impregna un papel, una tela, una materia. A veces se embebe el papel en tintas, en fragancias, en sustancias. Sutileza, que impregna las obras.

Embossing: marcar el papel
Word, el procesador de texto más común, tiene una forma de escribir con sello de agua, dejando una marca gris o azul tras lo escrito. Es de las marcas de identificación más sencillas, al alcance de las personas, existiendo también formas de "timbrar" más sofisticadas, llegándose hasta los más complejos e irreproducibles sellos de los billetes. Formas de identificación casi imposibles de falsificar.
Respecto a marcar un papel, de manera casi invisible, “embossing” es una técnica de relieve o gofrado sobre papel, que evoca el repujado de los metales. Dibujar con cordones y montículos, en la misma materialidad y color, es como blanco sobre blanco, identificar un papel con estos accidentes, o promontorios. Evocan un paisaje, una geografía. La marca de las ruedas de un explorador en una superficie de polvo.

El cursor



El ejercicio plástico de desaparecer
El ejercicio plástico de desa
El e
El


Es posible pensar así el “embossing” como timbre incoloro, que marca la superficie del papel o la tela, timbre con un sentido de identificación, casi imperceptible, pero que señala su procedencia.
Con respecto a lo imperceptible, existen formas de escribir en un papel, que no se dejan ver hasta que no se aplica un reactivo: calor o agentes químicos. Un ejemplo es tinta invisible con limón, que luego se calienta.
https://es.wikipedia.org/wiki/Tinta_invisible


He estado pensando también en la idea de arte sin firma, arte sin autor. En este tiempo hay artistas que tienen este discurso: fundirse en lo social, sin dejar nombre. Editoriales de manufactura, por ejemplo. Me parece controversial. Compartí lo que pude con editoriales cartoneras durante un tiempo, y confieso que no me terminó gustando mucho esa concepción “socialista”… porque hacen que los pobres dejen de firmar y los ricos… ¡siguen firmando!
Pienso que la gente debiera dejar su firma en las cosas.
Veo esta imagen de sello de agua y procuro trabajarla. Tengo hace un tiempo la impresora de corte “Curio”, para ir probando esta técnica, y sus posibilidades. Me atrae lo aparentemente imperceptible, y mientras veo ejemplos, algunos me convencen, y otros no, pero sigue pareciéndome un concepto interesante.


Ejemplo de embossing y debossing (arriba), tratamientos del relieve, y movimiento del plano a escala sutil, también posible de ver en arquitectura y obras plásticas. El resalte del plano. Muchos planos de arquitectura, en especial la arquitectura clásica, están llenas de este “tratamiento incoloro”, de este timbre sobre la superficie.

Sello de agua
Pálido blanco
En el blanco
Colores de acuarela
Casi imperceptibles
Como una paradoja
Semi desaparecida
Pero indeleble

Relieve por superposición
Una interesante técnica para “esculpir” en una superficie es el relieve por superposición de capas. Pensar como el cartógrafo piensa las cotas, puede ser otra veta a seguir, donde la geografía, o volumetría propuesta, a lo mejor es parte de una "A", de un orden mayor. Lo procuraré ver en el próximo artículo.


Arriba: proyecto "Mafoombey", en Finlandia (2005). Arquitectos, Martti Kalliala, Esa Ruskeepää, Martin Lukasczyk: la propuesta de las fotos es un lugar para escuchar música, con volumen útil de 2.5 m3 dentro de un cubo formado por 360 hojas superpuestas, y cortadas de acuerdo a los planos, de cartón corrugado de 7mm de espesor, y 2,5×1.25m de área, produciendo una cavidad excavada.

Mi amor en
Una geografía

Mi odio no ex

Fantasmagórico como el poeta Juan Luis Martínez
Hay unas reveladoras tomas aéreas en el documental sobre el poeta Juan Luis Martínez. Asistí a su lanzamiento, en lo que era el Colectivo de arte Mapocho. Recuerdo la anécdota del piloto, donde el autor, Tevo Díaz, cuenta que estaba esperándolo solo, temprano en la mañana. Y aparece un hombre grande, con una identificación en el bolsillo del pecho que dice “J.Martínez” (igual que el poeta). Recuerdo que me causó gracia, cuando contó el temor que de repente le dio, algo así como: “Este tipo me va a llevar a nunca jamás”


Saturday, December 15, 2018

Segundas lecturas


Es buena la idea de que haya un atrás. Una instancia detrás del velo, que primero aparece borrosa, luego nítida. Una trastienda, atrás de la abertura. Un respaldo no imaginado. Un trasfondo, como un principio que subyace.
Podemos vernos, por el contrario, ante una historia plana, y sosa, que aburre, luego desconcentra. Temas que se agotan, sin más vida que un guion oficial. Todo hace juego, queda suelto, o es demasiado evidente, sin vida tras el discurso, sin encarnar, todo fachada, no hay trasfondo.


Cuando se acerca a una obra la gente no va a ver lo que ya sabe, sino no aprendería. “Saberlo todo” es una actitud engañosa. A un alumno no se le instruye sobre lo que ya sabe: se daría vuelta en sí mismo. Se le ofrece una “materia”. En el proceso de conocimiento así hay un “descubrir”, un asir lo nuevo. No nos “lustramos” de nosotros mismos, queremos algo fuera de nosotros. Asir, aprehender.
Una historia plana hace resbalar, rebotar. No contiene. El trasfondo de las ideas en cambio es como un parque, o un bosque, lleno de profundidades, hojas que se mecen, movimiento, cambio. El trasfondo que va más allá de los trazos reguladores que proyectamos. Vectores libres dentro de polígonos regulares. Caminos y pasos. El trasfondo de los bosques. El trasfondo de las criaturas impresionantes que viven en los detalles.

Trasfondo
1. m. Aquello que está o parece estar más allá del fondo visible de una cosa o detrás de la apariencia o intención de una acción humana.

Trastienda
1. f. Aposento, cuarto o pieza que está detrás de la tienda.
2. f. coloq. Cautela advertida y reflexiva en el modo de proceder o en el gobierno de las cosas.


Mapamundi con relieve, a través de aplicación de capas.

Segundas lecturas y toma de conocimiento
La arquitectura nos da la oportunidad de segundas lecturas. Podemos recorrerla y vivir en ella sin advertir todas sus partes, todos sus detalles. Recorremos un parque, y en la enésima salida es cuando descubrimos un detalle de medida, descubrimiento que nos sorprende. Tiene una capacidad contenedora que va de lo básico y penetra capas enterradas, cuanto más bien lograda esté.

La arquitectura es medida en el terreno agreste. Por consiguiente también puede ser el número con sentido y proporcional en una secuencia aparentemente aleatoria.


Tras el “Lorem ipsum”
“Lorem Ipsum” refiere un latín aleatorio, sin sentido, derivado de un texto del filósofo romano Cicerón, del siglo I aC (año 45 aC), “De Finibus Bonorum et Malorum” (“En los extremos del bien y del mal”). El uso de este texto simulado, ininteligible, al que se le han eliminado sílabas y letras, parece remontarse al S. XVI, como muestrario de tipografías, aun incorporando palabras completas, y siguiendo el ritmo de las lenguas provenientes del latín.
Una limitación de este muestrario es que en latín algunas letras son más frecuentes que otras, y el empleo de mayúsculas es al principio de cada oración, al contrario del alemán, por ejemplo, donde se usan en cada sustantivo. Por esta razón, tiene limitaciones como simulación en varios idiomas. Considerando estas singularidades, lo apropiado luego es escoger textos que incorporen todas las letras de la lengua simulada.
Actualmente, existe gran cantidad de textos legibles usados como muestrario. Algunos pueden ser divertidos o contar historias breves, o no tener sentido. Cortázar, en un fragmento de Rayuela, decía “es como ver una película aburrida, y quedarse”: con esa oración uno imagina algo plano, pero lleno de lecturas subyacentes.

Significado: Lorem/Dolorem
El origen de “Lorem ipsum” fue descubierto por un profesor de latín al buscar la inusual palabra “consectetur”, y terminar por coincidir con parte de “De finibus bonorum et malorum (Sobre los límites del bien y del mal), de Cicerón: “Neque porro quisquam est, qui dolorem ipsum, quia dolor sit, amet, consectetur, adipisci velit […]” (traducción: “A nadie le gusta el dolor para sí mismo, o lo busca y desea tenerlo, apenas porque es dolor…”). Viéndolo luego como simulación: “Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisici elit, sed eiusmod tempor incidunt ut labore et dolore magna aliqua. Ut enim ad minim […]”.
Así solo algunas partes se usan actualmente, y tal vez con el tiempo se añadieron o eliminaron letras, lo que explica que hoy existen diferentes versiones. Debido a la fecha en que se produjo, “Lorem ipsum” no está afecto a derechos de autor, y no tiene problemas de copyright.
En los años 60, la popularización de “letraset” (letras adhesivas con soporte transparente) que incorporaba parte de “Lorem ipsum”, hizo este texto conocido entre tipógrafos y grafistas. Luego, algunos programas de DTP (“desktop publishing”) como Pagemaker, ya incorporaban versiones del texto.

Función y arquitectura
Arquitectura, más que efecto, es medida. Proporción más que impresión. Es un número, que se puede trazar en terreno y construir. También llevar en la memoria, así un código o función pueden “determinar” información aleatoria. Así esta información “se fija” con más permanencia en la mente que un boceto.


Arriba: sede del Museo de Louvre en Abu Dhabi, de Jean Nouvel. Presenta un domo con galerías, elemento indispensable del proyecto, con luz solar tamizada por una celosía de acero inoxidable y aluminio, que genera patrones en forma de estrella. Diseño a través de una función de repetición, que tiene aspecto aparentemente aleatorio, pero cuyo origen es un motivo árabe (izquierda).


Imagen 1: Edificio Experimenta 21 / MORINI Arquitectos.
Imagen 2: Centro Cívico Bicentenario / Lucio Morini + GGMPU Arquitectos.
Imagen 3: Rock Gym para Polur, de New Wave Architecture

Signos y tipografías aplicados a fachadas en proyectos de arquitectura
El hormigón puede presentarse con diseño en relieve, mediante técnicas de encofrado. U otros materiales incorporar resaltes, mediante moldes. Los contrastes se pueden mejorar utilizando diferentes tratamientos de superficie.


Booster Station East, Bekkering Adams Architecten, fachada realizada con hormigón prefabricado, incorporando un diseño con relieve de la palabra "Booster".


Intervención tipográfica en hormigón, Casa do Conto (R2)


Edificio administrativo de la empresa RAG Essen


Gas Receiving Station, Dinteloord, The Netherlands, de Studio Marco Vermeulen. Atractivas sombras de letras, en planos que sobresalen.


“Sopa de letras”, proyecto de pabellón del Ayuntamiento para la Feria del Libro de Madrid, Raúl del Valle.


Volviendo a propuestas propias, busco un atrás, un iluminar las letras que sirven, en un batiente traslúcido. E iluminar un filtro dando sentido.



Lorem Dolorem

Lorem / Dolorem,
Palabras recortadas de un latín
Que perdió las letras
En una laguna de tiempo
Un grueso tomo enciclopédico
Tropezó y perdió páginas
Pesquisa extraviada lejos
Entre signos ininteligibles

O solo saludo con una mueca
O intento una oración oscura
Tanteando en lo aleatorio

Como los evangelios apócrifos
Satánicos para el dogmático
Cuerda de salvación para el satánico
- Que ya es satánico -
Última redención poco elegante
Aferrándose al escándalo humanitario
Asir un gesto benevolente
Con toda fuerza posible
Equivocación menos equivocada
Acto de bondad en tiempo de descuento

Vladimir Brontis, diciembre de 2018

Monday, October 29, 2018

Indeterminación y laberinto


Como se suele pensar anverso y reverso, en cada proyecto, he pensado en el negativo, lo contrario a la página en blanco: una multitud de voces. Escuchar un solo mensaje, entre miles.
Lo circundante a nosotros parece intuitivo, no referido.
Así también en un territorio, agreste, al construir un hábitat se mide en él, se refiere.
El laberinto es la indeterminación, el misterio de las puertas y los pasillos: al referirlo en nuestra mente ya no es un laberinto. Conocer la salida refiere.
Referir es un lugar.
Y esta operación también seguiría siendo escribir en una página en blanco (similar al artículo anterior).

Concepto de lugar
Al hablar de lugar (del latín “locus”) se alude al espacio que ocupa un cuerpo. Todos los objetos los ocupan, y los hechos también necesitan de un espacio para ocurrir. Luego un lugar refiere un espacio ocupado.
La geografía es la ciencia que se ocupa del espacio físico: relieve, economía y sociedad, que ahí se ubican. Los lugares pueden ser urbanos o rurales, aptos para la vida o no y, como se ve, también pueden referir una idea, intangible.
¿Un lugar podría ser no habitado? Claramente. Podemos incluso conocerlo por sus “bordes”, referirlo en su perímetro, y éste contener rincones inexplorados. Definimos un polígono y lo adaptamos a nuestras geometrías: es lo que pasa con los parques urbanos, y su riqueza.

Concepto de espacio
Para la filosofía presocrática, espacio y materia se asocian a lleno-vacío, ser / no ser, etc. De manera que espacio es lo vacío. Platón refiere que hay un ser invisible e indestructible, que no cambia, las ideas. Otro en movimiento, creado y perceptible, que son las cosas sensibles, y otro eterno, que es donde habitan las cosas creadas, que es aprehendido por una razón apenas real, el espacio.
Aristóteles entiende espacio como lugar, pero como no es posible concebir las cosas sin espacio, éste no puede ser solo un contenedor, como afirma Platón. Así tampoco es válido considerarlo como vacío.

Desde el Renacimiento, la tendencia es concebir el espacio como continente universal de las cosas. Siempre igual, continuo, ilimitado, y donde cada figura es matriz de figuras iguales, a distintas escalas. En el sistema cartesiano el espacio es extensión, con la propiedad de continuidad, y tridimensionalidad.
En desarrollos posteriores el espacio es fundamento de las intuiciones externas, condición de la posibilidad de los fenómenos. En la física moderna, se relaciona con materia y tiempo, hablándose de continuidad espacio tiempo. Desde la metafísica, forma parte de la comprensión de la estructura de la realidad. Vemos a nuestro entorno un campo de infinitos movimientos posibles.

El generador de claves
“Lorem ipsum”, Generador de texto aleatorio
La idea que se me ha ocurrido es ocupar esta imagen de “indeterminación” para una nueva “construcción poética”, que lanzo como idea, en medio de mis actividades. Así un cerro o un sitio eriazo son una especie de “Lorem ipsum”. Territorio agreste.
Y, pensando otras imágenes, la historia de Babel, en la Biblia, podría concebirse como laberinto de voces con que Dios castigó a los hombres. Lo múltiple indeterminado, como laberinto.
Pienso en programas generadores de texto aleatorio, que dan lugar a este ripio o “maleza” de lenguaje, al igual que en un cerro. Y que se podría “medir” con trazos reguladores, igual como se funda: midiendo futuros cimientos.
A través de las impresoras de corte está la posibilidad igualmente de extremar horadados, creando un límite permeable. Y también construir con fragmentos plegados de estos cortes. Concebir así.
Y, sobre todo, destacar “fundaciones”, en un sitio eriazo. Es lo que he imaginado en esta oportunidad.

Oír tu voz en la multitud
Muchas líneas vuelta una
Un trazado regulador
Boceto en dibujo contorneado
Y limpias formas estacan
La visión del miope nítida
Como el agua cristalina
Las huellas del explorador
En las arenas del planeta

La idea del laberinto puede ser rica en matices y referencias, desde la arquitectura, desde la literatura, desde la poética. Por mientras, genero textos viendo cómo estos pueden crear paredes permeables, a través del software Silhouette de Curio.


Entrar al laberinto
Descubrir el camino


P6iXpZ8ZTDfZlwJ0PZkOYgAVM1nmFW6NkBIDyigfmv6XcPkg9li6JXGvKvyf
WTE25IoX1_h0kjNi6Ye9UI_7MAjdR.7_MdFgiJY0bHv8BbD2CwjGk3CzrS3wE
qaAmCi0s.dv8uqjGODdCL0VFL2ywNXnHugCa1TokjX3elbpbdJIWAQ3nXK2on
A0xLwuST2JS8LsK8LaL3zj5aeNxBLKWvSoJlY4zVquN8olMK1NX_HxWS4gI
wFki.BOlXXpQcb5rDCdECRt1tiQqkzWqThk2DE02owE5INyOEOH7dgE6Wdiq
TTOxL8p9rg8roV2jxHyYhGCCb8LAvnN7k4OHp.pxxijvuHr5q9PppJPPRk9pKW
Egajgp0f6s3lTJtyqTHXjOVVIKgkVDwfND_Ho88v4j9XJTMaivPJfha6cSq2hal
N0qyZGs7NW60VXysaCfg64Ffa_adAg1lU_p0VcuplXVMN1Z26uWB9cIkNEel8
_Uct_0PhnPSHuBQalkaV5nejMABnIbq.Z.8J.VOuo3z6hCEn9UkORI8WLKUOQ
HLkIl1nG__wonSC6vd8w1PvJzX4sfZ1ZBkvh2xpfYlNG2PYF9vT8HqJaBmZH4q
TxOUNmy_j3vqKtzee8WTSi6BRTpEKhf3_iP723qNvD8F4yNhSIxQ.MAdVd39X
m_ERc83bx8m9fVrlLFSCcQaQtWaHMQXG_71lfLyVDJtNS6iHQCp_SWDgreZN
XzUJVdDALqnJh9pFTjtr3bLD5ocIBh_Lhz5oM1EAX5Y6pjBiP8H73bnh0Z0D6TL
rxlQSrHE0GvdHbw3lsc2R0rQ.8bI6o78Bgu1z_Rp8wqLW_udopOBBxoNnNNFH9
V2qIJzlmpsCr3bmqF.Ouu5SKlp_4GpvlWISFBLyY8bUH7HFUv45KmB_F9O0vbu
s0G7LM98kVrvn5OdPEloD2R_6uiOtTJdh.r2w27bX9hCZj2fqYDe7CFk04lkjYr


Algo sobre los laberintos
http://moleskinearquitectonico.blogspot.com/2013/05/el-palacio-de-cnossos-creta.html


En la mitología griega el rey de Creta, Minos, encargó a Dédalo la construcción de un lugar para encerrar al Minotauro, dando lugar a uno de los laberintos más célebres en la historia. Arriba: planta del Palacio de Cnossos. Abajo: esquema del programa, y ordenamiento.
https://es.wikipedia.org/wiki/Laberinto_de_Creta


Cruzándose con la realidad, se piensa que esta leyenda se origina en el palacio de Cnossos. Un palacio de tanta tecnología y adelantos para la época (incluido sistema de alcantarillado), que debió haber parecido a los aqueos algo intrincado, como un laberinto, y traspasaron esta historia.
Desde entonces, el interés por estas construcciones no ha dejado de crecer, como una imagen recurrente de literatura, arte, y memoria colectiva.
"Generan un misterio evidente, tienen el atractivo de lo desconocido, de lo misterioso, del reto... Ese laberinto que se nos ha contado, ese laberinto para perderse, con sus bifurcaciones y sus curvas, posee el encanto y la emoción del caos y la confusión", Jaime Buhigas: “Laberintos: Historia, mito y geometría”.
La idea inicial de laberinto, de todas formas, era diferente. De hecho, el partido era al revés. "Los primeros laberintos solo tenían un camino. No había elección, con lo que perderse era imposible. Consistía en llegar al centro y salir", según el autor. Es su primer significado. "El laberinto original es un templo, una especie de lugar de encuentro con la divinidad, que está en el centro y salir, era una especie de símbolo iniciático, de la muerte iniciática y la resurrección".
Es la leyenda del Minotauro la que resume este primer sentido. "El laberinto es un proceso, es un viaje, como si fuera una peregrinación, un viaje interior. En el centro está el Minotauro, que también somos nosotros, una proyección de nuestras partes oscuras, instintivas, salvajes, aquellas que tenemos que matar. La interpretación es evidente, el laberinto es introducirse en el interior de uno mismo para arrojar luz en esa parte oscura, salvaje y brutal que todos tenemos en alguna medida".


Diseños de laberintos
Existen múltiples formas de diseño de laberintos. Los más antiguos son cuadrados y rectangulares, pero después surgen ovalados, concéntricos, de estructura arbórea.


Laberinto y arquitectura
Volviendo a laberintos reales, "los mejores y más interesantes son las que han quedado en las catedrales góticas del siglo XIII", observándose mosaicos con este motivo en la intersección de la nave y el crucero. Se piensa que el cristianismo los adopta como símbolo de la búsqueda de Dios y la redención. Se destaca la catedral de Chartres. "Es el paradigma de los laberintos. Su diseño es perfecto, desde el punto de vista de la geometría sagrada es impecable: los números con los que está hecho, las razones sagradas, el número de vueltas en un lado y en otro, el equilibrio absoluto de las partes...". Se trata de un laberinto de un solo camino, recorriendo unos 250 metros. Fue en el siglo XVI cuando se pierde parte de esta idea trascendental para tomar un sentido más frívolo. Desde la arquitectura renacentista, sobre todo en el barroco, se genera interés por los laberintos ajardinados. "Son laberintos modernos, lugares para perderse o para que no te encuentren. Se pusieron de moda y toda familia de clase alta que tuviera un palacio con jardines quería siempre un espacio laberíntico". Entre referentes actuales se encuentran los de Glendurgan (Cornualles), el parque del Laberinto de Horta (Barcelona), el jardín El Capricho (Madrid), los jardines de Marqueyssac (Aquitania), el Laberinto del Hombre Verde (Gales), los jardines del castillo de Villandry (en el Loira), el laberinto de Hampton Court (Londres) y el laberinto Stra (a las afueras de Venecia), del que se dice que es uno de los laberintos más complejos de resolver, que ni siquiera Napoleón fue capaz de completarlo.
Ver más:
https://www.20minutos.es/noticia/2443681/0/laberintos/jaime-buhigas/el-resplandor/

"El hilo que la mano de Ariadna dejó en la mano de Teseo (en la otra estaba la espada) para que éste se ahondara en el laberinto y descubriera el centro, el hombre con cabeza de toro, o, como quiere Dante, el toro con cabeza de hombre, y le diera muerte y pudiera, ya ejecutada la proeza, destejer las redes de piedra y volver a ella, a su amor.
Las cosas ocurrieron así. Teseo no podía saber que del otro lado del laberinto estaba el otro laberinto, el del tiempo, y que en algún lugar prefijado estaba Medea.
El hilo se ha perdido; el laberinto se ha perdido también. Ahora ni siquiera sabemos si nos rodea un laberinto, un secreto cosmos, o un caos azaroso. Nuestro hermoso deber es imaginar que hay un laberinto y un hilo. Nunca daremos con el hilo; acaso lo encontramos y lo perdemos en un acto de fe, en una cadencia, en el sueño, en las palabras que se llaman filosofía o en la mera y sencilla felicidad."
(Jorge Luis Borges, Los conjurados)


Un laberinto y su solución (arriba)

Datos de navegación
En fotos inferiores realizo pruebas y ejercicios de un mensaje que se oculte o “resalte”, bajo determinadas condiciones de luz o color.
Veo las letras generadas como los datos de navegación de los vehículos modernos, que pasan por periodos en los que prácticamente no hay variación, hasta un evento, o descubrimiento, donde todos los datos se ven modificados, y cobran importancia.
Finalmente, procuro ver la dificultad del laberinto en forma positiva, y al descubrir la salida proyectarse uno mismo, como símbolo de un desafío, de un esfuerzo. Una renovación, un re-descubrir la luz del exterior.