Vladimir Brontis

Saturday, June 24, 2017

Muro cortina: de la física al partido


En el presente artículo procuro cerrar el círculo del poema a construir físicamente, en forma concreta y tridimensional. Los versos son cuatro, articulándose en un cuarteto. Al buscar aproximarse a la arquitectura, como se ha enunciado, el concepto es pensar planos horadados, como una erosión. Y sugerir elementos soportados sobre otros soportantes, lo cual me lleva a recordar nuevamente el recurso del muro cortina. Visualizar lo liviano y lo pesado, lo resistente, lo que sostiene. Y a la vez dejar caer un plano, una tela, superponer.


En esta concepción, las letras podrían salir de lo pesado, empotradas en lo soportante, mientras los planos cuelgan y las dejan ver. Una vestimenta.
También me recuerda la idea de expresión de esfuerzos en la forma, a modo de ventisca, de oleada, de forma telúrica.
Esfuerzos que también recuerdan un tipo de paradigma: las cosas que se van y las que se aferran. Las ideas principales, lo que se trae consigo, y por otra parte lo que se descuelga. Ordenar de acuerdo a un esfuerzo puede traer muchas imágenes. El universo, querámoslo o no, se ordena de acuerdo a leyes físicas.

Erosión: un cuarteto
“Se llena de haces diagonales y reincorpora”
En esta oportunidad, el cuarto verso, horado y sobresalgo en ángulo. Los caracteres emergen de un interior. Y las piezas se incrustan hasta conformar el total.


Sostener
Lo más pesado sostiene lo liviano, y nuestros movimientos y equilibrio se condicionan, dependiendo de esta física, en un principio de soporte o contención. Como recurso que se desprende, es posible la expresividad en “lo cargado”, permitiendo grados de libertad, al transmitirse las cargas al suelo.


Imagen superior: Edificio Zero, complejo Orona Ideo, en Hernani, España, de X. Barrutieta, E. Goikoetxea, J. de la Fuente, S. Pérez. Emplea un muro cortina modificado, en montantes, y ventanas de cubierta. La fachada es cilíndrica, en un diseño con tres tipos de triángulo: opacos, traslúcidos, transparentes. En esta modificación se sustituye el montante original rectangular por uno trapezoidal, facilitando fabricación y montaje.
https://www.wicona.com/es/es/Actualidad/fachadas-wicona-en-el-complejo-eco-eficiente-orona-ideo/


La danza, en imágenes de ballet, o patinaje, puede considerarse un modelo paramétrico: estados de movimiento múltiples, que admiten rangos o parámetros, mientras las cargas se transmiten al suelo en equilibrio. En el patinaje, por ejemplo, se encuentra equilibrio solo con apoyo de las piernas, y el contrapeso momentáneo de las extremidades, que ayudan a girar o trasladarse. Parámetro indica estados similares, de movimiento de sectores de la estructura.
Este contrapeso de la extremidad, como estructura más liviana, puede verse aplicado en arquitectura, evocando estados transitorios de movimiento, que se cristalizan.


El diseño de la imagen superior corresponde a la Casa de Cultura de Romo, y sugiere acantilados, a través de fachada vidriada y chapa perforada, proyecto de Aitor Elorduy y Gabriel Chapa. Se utiliza el sistema de muro cortina R50SG, que permite planos de vidrio continuo, soportados por perfiles de dimensiones mínimas. Propone de esta forma doble piel: una de vidrio hacia el interior y una volumétrica hacia el exterior, mediante piezas de acero corten, que aportan una particular superficie, además de contribuir al comportamiento energético racionalizado.


Celosías y pieles superpuestas
En las imágenes vistas lo colgado puede aportar expresión de movimiento. Arriba, por ejemplo, la foto refiere la solución de fachada para las torres Al Bahar en Abu Dhabi, Emiratos Árabes. Cada una de las torres presenta doble piel, donde la capa exterior incorpora paneles triangulares, que forman un modulado hexagonal, donde la apertura se regula de acuerdo a la intensidad solar. El envolvente está sujeto por marcos independientes, fijados a dos metros de distancia desde la fachada interior.
La fisonomía del edificio así está en transformación, mientras el consumo de aire acondicionado se reduce.


Expresar: el lenguaje
Mientras el cuerpo que sostiene está en tensión, comprimido, el cuerpo liviano (femenino) extiende los brazos, suele hacer gestos, expresa.
Colgando algo liviano, aparecen proyectos con aspecto de estructura resistente, y elemento portado, a modo de primer plano, telón o cortina.
Cortina que es oscilante, movible. Al respecto, como imagen, la ropa de las personas, hace las veces de piel flotante.

Diagonales
“Se llena de haces diagonales y reincorpora”
Volviendo al lenguaje de las letras traspasando planos, elaboro mi cuarto prototipo, marcado por la palabra “diagonales”.


Fuego, salto de ballena, olas, erosiones. Se buscan elementos livianos sobre una base resistente.


La escultura parece más en suspensión que la arquitectura. Parece ser el antecedente inmediatamente más libre.
https://www.artpeoplegallery.com/mysterious-flying-sculpture-by-emilia-bogucka/


Volver al inicio: hunde sueño umbral diagonales…
Me agrada así que se cierre el círculo, con esta palabra, “diagonales”, cumple con el ciclo de la naturaleza, marcando un resurgir, un reanudarse.

Actos de fe
Lo que reluce en algunos se llama fe
Como agua rauda a borbotones
Manantial enorme que esplende
Mientras otros solo se dejan querer
Por la llovizna o regatean demasiado
Preconcebido, esperable
Como quien atestigua misterios
Diciendo aquí está, lo vi, venga otro
Como quien pasa la vida en eso
Cuánto impacienta decir yo voy

Siempre en la mañana, en el comienzo
(la poesía es el comienzo)
En el festejo inagotable y nuevo
De una navegación infinita derramando colores
Noche fusionada en otro sistema solar
Constelaciones de estrellas que brillan
Miles de años atrás en el vaivén
Una paleta de mimesis, hilo de bruma en el agua
De dibujos transparentes

Amanecen desde el espacio
En una faja radiante y un arco
Resplandece en las ventanas
Que dicen que el sol está
En los reflejos
Justo detrás de los cristales
¿Lo viste? Salió con los humildes
¿Lo viste? Llevaba un traje solar

Así en el presente artículo se ha enunciado el tema de ir de la física a la idea, expresando los eventos de ésta en la forma. Presentaré este prototipo en la próxima oportunidad, procurando incorporar el último tema que me ha interesado: cómo lo afecta la luz, cómo se lee cóncavo y convexo, por ejemplo. Puede ser interesante abordar el tema de la iluminación de las esculturas.



Saturday, April 15, 2017

Fachada y distancia


La puerta en las iglesias, desde el período románico, tiene un importante papel. El concepto de prohibición y defensa resulta claro en retranqueos, y molduras decoradas. La detención paulatina, que también tiene que ver con una forma novedosa de aprovechar espacios intermedios, entre interior y exterior, protege un interior que se considera de recogimiento, o sagrado.
Se trata de precaver la asechanza del mal, representado en el demonio, a través del sucesivo despliegue y sus elementos, sus símbolos.
https://blade_runner.blogia.com/2005/092002-la-portada.php
Léxico de los símbolos, Olivier Beigbeder.


http://oculimundienclase.blogspot.cl/2010/09/partes-de-una-portada-romanica.html
El retranqueo así va “deteniendo” la entrada del demonio, en la concepción románica de las puertas a las iglesias.
La cita a esta solución, con la que voy introduciendo este post, viene del recuerdo del traspaso afortunado de interior a exterior, llevando al tema de las fachadas permeables, de la “amortiguación” del exterior.


Con este tema subyacente, el traspaso, lo permeable, es que abordo las etapas del último prototipo que he concebido, y que he estado presentando en los últimos artículos.
La fachada tiene una distancia o rango para apreciarse bien, y muchos arquitectos a través de la historia han trabajado este punto. Pueden aparecer incluso elementos en la escala de “fachada”, que se difuminan o no se aprecian tan bien en la escala de “cercanía”. La fachada así es una “presentación”, que sugiere aspectos del interior. Pero no necesariamente se percibe igual a las distintas distancias de ella.
El retranqueo de las letras, en el caso de mi prototipo, así sería perceptible en la escala cercana, donde importa la forma, mientras a la escala de la fachada importa el mensaje.
… “Cruzando un umbral que el viento erosiona”


El sinfín o lo infinito en arquitectura
http://www.infinitodevenir.com.ar/lo_inf.html
La arquitectura puede volverse infinita a través de patrones repetidos, duplicando, y al cambiar la escala de lo duplicado aparecen los fractales.
Recursos de iteración, matemáticos. Si bien el infinito no existe (al menos en lo palpable), y lo que se construye es la percepción, es claro que se evoca la amplitud, lo interminable.
Una fachada también puede comunicar sensación de profundidad, a través de transparencias, o aperturas. Comunicar la distancia existente tras su plano de límite.


Patrones de generación del Pabellón Serpentine Gallery 2002 (arriba), de Toyo Ito: el algoritmo de un cubo que se expande mientras rota, generando triángulos y trapezoides, con una permeabilidad que otorga una percepción de movimiento repetido infinitamente. Atmósfera, luz y sombra se resuelven en un mismo elemento, en una continuidad.

Entrever
Pienso distintos conceptos de horadación y apertura, y repaso referentes modernos, que aborden esta idea en forma variada.


La letra como el ojo de la llave:
Las dos fotos arriba corresponden al pabellón para la exposición National style, Prague (2013), de los autores A1 Architects, que presenta obras de arte.
La instalación incorpora colores, y textos, donde algunas letras se conciben como vanos, a través de los cuales los asistentes descubren las obras, mirando por las perforaciones de algunas de éstas, como una cerradura, o puerta entreabierta.
http://www.a1architects.cz/en/works/national-style


“Havel Elementary School”, en Berlin, Alemania (2009), de Augustin und Frank Architekten (arriba, alzado abajo), es interesante por la dinámica y peculiaridad de los vanos, y su eficiencia energética. La ventana se presenta como un fragmento extraído.


El proyecto es básicamente la ampliación de una escuela primaria, incorporando aulas, sala multiuso, comedor, cocina. Se destaca en la intervención el contraste de fachadas, en distinto grado de apertura, y el original lenguaje de horadación, irregular.
http://www.baunetz.de/meldungen/Meldungen-Schulerweiterung_von_Augustin_Frank_in_Berlin_905417.html


El arquitecto japonés Toyo Ito, visto anteriormente, realiza entre 2002 y 2004 el edificio TOD, en Tokio, donde busca que la fachada funcione como su propio soporte estructural, inspirándose para aquello en los árboles, al ser "objetos naturales que se soportan por sí mismos". Siguiendo estas ideas, es que diseña el pabellón Serpentine Gallery, de Londres, el cual incorpora aquellos complejos patrones con aspecto azaroso, pero que se derivan del cubo que se expande y gira: una generación matemática.
"Los numerosos triángulos y trapecios formados por este sistema de líneas que se interceptan en la fachada están planeadas para ser transparentes o traslúcidas, dando la sensación de movimiento repetido de forma infinita", señala la descripción del proyecto.
http://noticias.arq.com.mx/Detalles/14805.html#.WOpnkYg1_IU


Recordé entonces las estrofas de mi instalación en MDF (arriba), y vi las letras Stencil de otra posible manera: como objeto formal, no solo como mensaje. Qué pasaría luego si el número 1 fuera un vano, quebrado, una grieta tras la cual se vieran letras pintadas, o volumétricas. Luego la posible variabilidad de planos podría ser una veta, que enriquecería las “estrofas tridimensionales”. Plantear la grieta, la erosión. Ver a través.

Lambe lambe: la caja escénica
En torno a la escala del detalle, de la cercanía inmediata, y a la perspectiva y sensación de profundidad, resulta atractivo el teatro Lambe Lambe, originario de Brasil, como espectáculo dentro de una caja con pequeños muñecos y objetos animados. Es bonita la idea de la caja escénica: descubrir un mundo en miniatura. “Asomarse” a un mensaje, a una historia. Ver qué puede haber en un interior. Mirar a través de una rendija.


La caja, neutra, introduce en el interior a nuevas distancias, cambiando la escala de percepción de forma radical, pero siendo todavía reconocible. El traspaso en este caso es un límite, enteramente un contraste. Habría que pensar así como los teatros grandes, con asientos: también se concentran en un escenario. Luego las salas de teatro no tienen ventanas porque el escenario es su ventana.


Letras y planos
“Cruzando un umbral que el viento erosiona”
La erosión predominante en todo el prototipo construido, en este verso enfatizaría la palabra umbral. ¿Qué pasaría si uno pudiera caminar los capítulos de una novela? Sería cálida la arquitectura, luego fría, o al final misteriosa, si estuviera siguiendo los “capítulos”, cada uno en su carácter.


Ir girando levemente la apertura, como una especie de diafragma, y disponer las letras en la profundidad, es la generación que se me ocurre para la palabra “umbral”. Y luego su subsistencia al separar las piezas, aún perdiendo o alejando las letras.

Asomarse al escenario diminuto, ¡ansiedad teatral!



BR... UMAL... unión y separación de piezas
Lo que se trataba “Linterna de Papel” (instalación y homenaje a Andrés Sabella, que realicé hace un tiempo) es que en la oscuridad la gente descubría y leía poesías, del autor: a contraluz y trasluz, en el soporte de un objeto modernista, que en mi opinión podría ser del gusto del poeta, dada su biografía. Leer descubriendo, lo que también se explora en el actual prototipo. Ir de la forma en sí misma, arquitecturizada, al mensaje.
La última idea que se me ha ocurrido, y con la que trabajaré: ¡pocas letras volumétricas! Que no todo sea igual, establecer un contraste con las pintadas…
Pienso que en el próximo artículo presentaré el cuarto verso, que rematará el cuarteto. Y así se podrá vislumbrar el total.


Distancia entre piezas: cercanía y separación (abajo)



Monday, March 13, 2017

Expresiones miméticas


En arquitectura, al plantearse frente a un contexto, puede aparecer mímesis o contraste. Es común buscar fundirse con lo existente: tomar aspectos como tamaño, color, forma. Este primer partido, el mimetismo, es el más natural, la imitación. Al abordarse la estética, en Platón, aparece el tema de si mímesis significa imitación o representación. Así es de suma importancia el comprender que la “imitación” en poética (creatividad) no es un “préstamo” o “copia” de elementos de la naturaleza sino una interpretación de ésta, implicando aspectos valóricos, inherentes de quien interpreta.

Mimetismo en arquitectura
Casa Lago Pirihueico, Alejandro Aravena (2003)
http://simbiosisgroup.net/1456/casa-lago-pirihueico-alejandro-aravena-chile


En este proyecto, de Alejandro Aravena, el cliente solicita al arquitecto una casa “color sombra”, vale decir se tiene desde el principio una fuerte imagen de adecuación al lugar.
Un terreno volcánico, 4000 mm de precipitaciones anuales, fuerte radiación UV, vientos desde el norte y el oriente. En este contexto, es interesante cómo la firma describe el proyecto: “Las piedras salieron de canteras cercanas, y las maderas, del despeje de bosque que hubo que hacer para construir. La oscuridad del objeto será la manera de restituir parte de la densidad y virginidad original del lugar”. Se desprenden así conceptos de adecuación, mimetismo, contextualismo. Prácticamente una fusión.


Contraste
Otros proyectos, en cambio, acentúan fuertemente la singularidad, la diferencia: una forma saliente, un color que destaca, un tamaño distinto. El modernismo, predominante en el siglo XX, es fuertemente contrastante con los contextos, al buscar lo minimalista y geométrico.


Casa roja. Jarmund/Vigsnaes Arquitectos (2002)
http://www.plataformaarquitectura.cl/cl/02-80704/casa-roja-jva

La Casa Roja, de Jarmund/Visgnaes Arquitectos, se encuentra ubicada en las afueras de Oslo, Noruega, y cuenta con 175m2. El terreno es un antiguo jardín boscoso a orillas de un río, y el nuevo edificio se emplaza en forma perpendicular a este río, para dramatizar su diseño y no tapar la visión a la casa ubicada atrás.


El uso de color rojo, sobre la fachada de madera, contrasta fuertemente con el entorno de nieve, conforme a la solicitud del cliente. El mimetismo, que puede existir en la adaptación a las cotas, las vistas, y el recorrido, se interrumpe en forma abrupta con el contraste de color.

Fachadas tipográficas: el acento
Continúo desde las semanas pasadas con el desarrollo del proyecto de poesía plástica: desde un comienzo nace con “fachadas tipográficas”, que semejan balcones y logias y, en una asociación natural, erosión.
Me concentro en el segundo verso. La continuación de mi poesía: el anterior verso se hundía, éste casi desaparece… en vez de horadar se funde con los volúmenes.
“A veces oculto como sueño invernal…”

De la lectura de Umberto Eco, “Cómo se hace una tesis”, y otras, acerca de la interpretación, busco incorporarme en el tema de “qué es lo que se dice y qué es lo que quiere decir”. El lenguaje humano está marcado por la interpretación: acentúa algo y se transformará en el centro del discurso, incluso en forma involuntaria. Atenúa y pasará a segundo plano.


Al hacer que una poesía sea plástica, tridimensional, podría ser interesante acentuar características de ésta, como se hace en un texto: cuando Cortázar parece divagar, o cuando en cambio es revelador, por ejemplo. Parece estar midiendo: atenuar o recalcar. Esta forma peculiar así va a ser una poesía, y a la gente le va a llegar solo una pieza, va a llegar solo por una palabra, que le llamó la atención, y entonces qué… eso es lo que me pregunto. “Como sueño qué” (en este caso), y en teoría se debiera quedar intrigado.
Los primeros y segundos planos, de los que la gente habla en forma conceptual, en estos casos serían literales.


“Como sueño”... en teoría debía ser para penetrar en una poesía misteriosa


Como sueño / Stencilia A
“A veces oculto como sueño invernal…” correspondería a un segundo verso, y se procuraría teñir este plano con esa evocación. No sé si podría tener más “marcas físicas”, pero la idea desde el principio es que la poesía “se mueva”, y pasar pronto a la mayor escala.



Cuando era niño mi madre tenía un disco de Serrat que se llamaba “Miguel Hernández”. Me llamaba la atención que era negro, y las letras solo podían leerse al trasluz. Eso siempre lo recuerdo: una gráfica críptica, y fotos en blanco y negro.

Materialidad
“Mientras el verano se hunde en los árboles / A veces oculto como sueño invernal…”
En el próximo artículo me ocuparé del verso siguiente, ojalá marcado por otro concepto de movimiento, interesado de que el cuerpo en total sea un muestrario de posibilidades, con algo del estado mental de la poesía. Procuraré pensar en una materialidad, tamaño, y estructura, e incluso una idea de posible lugar, de modo que ya sea un proyecto plástico. Estaré en aquello, junto a otras propuestas.


(en teoría debía ser para penetrar en una poesía misteriosa)