Vladimir Brontis

Monday, March 13, 2017

Expresiones miméticas


En arquitectura, al plantearse frente a un contexto, puede aparecer mímesis o contraste. Es común buscar fundirse con lo existente: tomar aspectos como tamaño, color, forma. Este primer partido, el mimetismo, es el más natural, la imitación. Al abordarse la estética, en Platón, aparece el tema de si mímesis significa imitación o representación. Así es de suma importancia el comprender que la “imitación” en poética (creatividad) no es un “préstamo” o “copia” de elementos de la naturaleza sino una interpretación de ésta, implicando aspectos valóricos, inherentes de quien interpreta.

Mimetismo en arquitectura
Casa Lago Pirihueico, Alejandro Aravena (2003)
http://simbiosisgroup.net/1456/casa-lago-pirihueico-alejandro-aravena-chile


En este proyecto, de Alejandro Aravena, el cliente solicita al arquitecto una casa “color sombra”, vale decir se tiene desde el principio una fuerte imagen de adecuación al lugar.
Un terreno volcánico, 4000 mm de precipitaciones anuales, fuerte radiación UV, vientos desde el norte y el oriente. En este contexto, es interesante cómo la firma describe el proyecto: “Las piedras salieron de canteras cercanas, y las maderas, del despeje de bosque que hubo que hacer para construir. La oscuridad del objeto será la manera de restituir parte de la densidad y virginidad original del lugar”. Se desprenden así conceptos de adecuación, mimetismo, contextualismo. Prácticamente una fusión.


Contraste
Otros proyectos, en cambio, acentúan fuertemente la singularidad, la diferencia: una forma saliente, un color que destaca, un tamaño distinto. El modernismo, predominante en el siglo XX, es fuertemente contrastante con los contextos, al buscar lo minimalista y geométrico.


Casa roja. Jarmund/Vigsnaes Arquitectos (2002)
http://www.plataformaarquitectura.cl/cl/02-80704/casa-roja-jva

La Casa Roja, de Jarmund/Visgnaes Arquitectos, se encuentra ubicada en las afueras de Oslo, Noruega, y cuenta con 175m2. El terreno es un antiguo jardín boscoso a orillas de un río, y el nuevo edificio se emplaza en forma perpendicular a este río, para dramatizar su diseño y no tapar la visión a la casa ubicada atrás.


El uso de color rojo, sobre la fachada de madera, contrasta fuertemente con el entorno de nieve, conforme a la solicitud del cliente. El mimetismo, que puede existir en la adaptación a las cotas, las vistas, y el recorrido, se interrumpe en forma abrupta con el contraste de color.

Fachadas tipográficas: el acento
Continúo desde las semanas pasadas con el desarrollo del proyecto de poesía plástica: desde un comienzo nace con “fachadas tipográficas”, que semejan balcones y logias y, en una asociación natural, erosión.
Me concentro en el segundo verso. La continuación de mi poesía: el anterior verso se hundía, éste casi desaparece… en vez de horadar se funde con los volúmenes.
“A veces oculto como sueño invernal…”

De la lectura de Umberto Eco, “Cómo se hace una tesis”, y otras, acerca de la interpretación, busco incorporarme en el tema de “qué es lo que se dice y qué es lo que quiere decir”. El lenguaje humano está marcado por la interpretación: acentúa algo y se transformará en el centro del discurso, incluso en forma involuntaria. Atenúa y pasará a segundo plano.


Al hacer que una poesía sea plástica, tridimensional, podría ser interesante acentuar características de ésta, como se hace en un texto: cuando Cortázar parece divagar, o cuando en cambio es revelador, por ejemplo. Parece estar midiendo: atenuar o recalcar. Esta forma peculiar así va a ser una poesía, y a la gente le va a llegar solo una pieza, va a llegar solo por una palabra, que le llamó la atención, y entonces qué… eso es lo que me pregunto. “Como sueño qué” (en este caso), y en teoría se debiera quedar intrigado.
Los primeros y segundos planos, de los que la gente habla en forma conceptual, en estos casos serían literales.


“Como sueño”... en teoría debía ser para penetrar en una poesía misteriosa


Como sueño / Stencilia A
“A veces oculto como sueño invernal…” correspondería a un segundo verso, y se procuraría teñir este plano con esa evocación. No sé si podría tener más “marcas físicas”, pero la idea desde el principio es que la poesía “se mueva”, y pasar pronto a la mayor escala.



Cuando era niño mi madre tenía un disco de Serrat que se llamaba “Miguel Hernández”. Me llamaba la atención que era negro, y las letras solo podían leerse al trasluz. Eso siempre lo recuerdo: una gráfica críptica, y fotos en blanco y negro.

Materialidad
“Mientras el verano se hunde en los árboles / A veces oculto como sueño invernal…”
En el próximo artículo me ocuparé del verso siguiente, ojalá marcado por otro concepto de movimiento, interesado de que el cuerpo en total sea un muestrario de posibilidades, con algo del estado mental de la poesía. Procuraré pensar en una materialidad, tamaño, y estructura, e incluso una idea de posible lugar, de modo que ya sea un proyecto plástico. Estaré en aquello, junto a otras propuestas.


(en teoría debía ser para penetrar en una poesía misteriosa)

Monday, December 12, 2016

Concavidades y expresión


La superficie del granito a veces tiene una expresión esculpida por agentes naturales, produciendo formas que evocan grandes fuerzas.


Y no comprendemos estas fuerzas, pero son lo que nos da vida. Solo procuramos “asirlas” y explicarlas a través de la física, de la matemática, a través de la noción que tenemos de abstraer lo que nos parece idealmente optimizado o perfeccionado. Y esas son las formas puras de la geometría, que no existen en la realidad. Algo que nos parece circundar intuitivamente lo abstraemos de tal forma que todos los puntos que lo conformen equidisten del centro. Y decimos que es un círculo. Pero luego lo “comprobamos”: vemos que fuerzas lo mantienen así. Luego debe ser cierto: la física parece sustentarse en la precisión matemática. Así se mantiene la cadena. Pero el origen de las fuerzas es desconocido, casi religioso.

Los poemas diagramáticos y el poema tridimensional
He estado trabajando el poema para que la forma se mueva con él.
Se dice así que las figuras geométricas tienen una función, que en el fondo es una escritura de la forma. Si el poema expresa movimiento, análogo a esta correspondencia de forma geométrica con función, de alguna manera la materia (como si fuera un bloque de jabón) se movería con él.

El “poema esquemático” para una forma que se mueva
El profesor Keating (“La Sociedad de los Poetas Muertos”) hace arrancar las hojas de un texto donde se aplica un gráfico cartesiano en poesía. Si somos fieles a su legado lo podríamos contradecir: aplicar un cartesianismo para que nos haga mover. Y el poema va a ser un mapa de coordenadas. La provocación sería al revés.
Las fuerzas de la naturaleza parecen independientes a nosotros, nosotros le damos un sentido, pero es un sentido para nosotros. Vale decir, proyectamos nuestro sentido en las fuerzas. Las “moralizamos” en este sentido, en el buen sentido de la palabra. Si fuera por la física, abstrayendo nuestras creencias, estaríamos solos.
El dialecto del mar, los lenguajes de la naturaleza, las partes de la Tierra hablan, en su propia expresión. El poeta Juan Luis Martínez hablaba de “pajarístico”, una lengua más cristalina que el español.
Pensar entonces en términos poéticos podría ser una forma correcta de “moralizar”, de dar sentido a una erosión o transformación natural.

Fragmento y Completitud
Al ser fragmentos la distinta disposición de los prototipos va a hacer más o menos inteligible el mensaje, pudiendo también trabajarse el momento de entender el sentido. Y las tres piezas van a prever su unión, con muescas e intersecciones ya preparadas.

Siempre falta
Nada es completo
Solo el amor es completo

Erosionado por las palabras
Lo que se procura así es que el prototipo se vea erosionado por las palabras, viendo el lenguaje como símbolo de movimiento.


Cavidades: algunas palabras traspasan las capas, se encuentran a distinta profundidad, se superponen, camuflan, quiebran o se hunden. El próximo paso debiera ser pensar desde los colores.




Monday, November 28, 2016

La representación del acanto


La representación del acanto es la primera imagen figurativa en la abstracción de los órdenes. Alude directamente a algo existente, no a una proporción o idea. Es un tipo de planta, con taxonomía, no un invento.
El follaje por su parte, viendo desde el lado opuesto, podría ser considerado un complejo y no calculado diseño de sobre relieve o sombra.
¿Quién podría calcular los complejos haces que traspasan un follaje? Un ordenador, posiblemente. Pero lo claro es que la naturaleza marca este intermedio con riqueza, y con cualidades que son difíciles de reproducir artificialmente, con cualquier tipo de celosía, fachada permeable, moldura, cubierta, marquesina, palillaje, etc. Un follaje es simplemente la mejor sombrilla natural.


El acanto, en la cultura grecorromana, trae la imagen de triunfo, de superación de pruebas, símbolo inspirado por las espinas de la planta, y su dinámico crecimiento. Las hojas dispuestas en el capitel corintio así pueden estar originadas en el mito de un acanto creciendo en la tumba de un héroe.


Protegerse del clima, del excesivo frío, o calor, lleva a la necesidad de profundidad, de marcar un estado intermedio entre interior y exterior.
El agrado natural de caminar bajo follajes, gratuito, es la primera referencia que nos rodea. La arquitectura busca cumplir esta cualidad con toda clase de molduras, salientes y aberturas. Y estos recursos se han buscado utilizar desde antiguo: la sombra en los muros.


Arriba: relieves en Egipto, Mesopotamia y en el mundo grecorromano. Tallando, horadando, o incorporando grosor, aparece la sombra y su simbolismo.


Imagen de portal cristiano (arriba). Figuras humanas y tridimensionalidad.

Roberto Matta y Le Corbusier
El pintor tiene la capacidad notable de trabajar con un plano para comunicar, mientras el arquitecto debe recurrir a varios.
Es interesante el contrapunto entre Roberto Matta y Le Corbusier, ambos pintores y ambos arquitectos, pero con la concentración principal opuesta: Roberto Matta es un pintor, y Le Corbusier un arquitecto. Ambos tienen conocimiento del otro mundo, pero el enfoque de su carrera es principalmente uno. Son notables los mundos de Matta dispuestos en un solo plano, por ejemplo, pero queda la curiosidad de que pasaría si parte de lo que hace en pintura se volcara en arquitectura.
Interesante artículo sobre Roberto Matta, como arquitecto:
http://www.plataformaarquitectura.cl/cl/02-118424/roberto-matta-arquitecto-11-11-11


En el caso de Le Corbusier su aporte principal es la arquitectura, mientras su pintura, cubista, es más bien grafismo, aún provista de vivos colores. Literalmente para Le Corbusier “La forma es preeminente, el color no es más que uno de sus accesorios”. El color aparece intelectualizado. Su pintura a la vez está directamente vinculada a su obra arquitectónica.
En ambos casos, sin embargo, aparece volcado con fuerza el tema de la tridimensionalidad, la forma, y los colores. La comprensión moderna de la geometría, conceptos de continuidad y de interior / exterior.


Muro cortina y celosías colgantes: el nuevo sobre relieve
Es interesante el partido de colgar estructuras livianas sobre estructuras portantes, que se da frecuentemente en la actualidad. Lo que llama la atención es el grado de libertad de estas estructuras livianas superpuestas, y la posibilidad de cerramiento total o parcial.


http://articulosdeestructura.blogspot.cl/2016/11/colgar-y-soportar.html


Hacer expresivas las tipografías
He estado llegando a pensar mi nuevo prototipo como si fuera pintura en profundidad. Procurar entender el soporte, tridimensional, como parte de un cuadro con distintas profundidades. Como los caligramas pintados.
Pensando en la tipografía, asimismo, utilizar el recurso de la expresión, fundiendo el significado de la palabra con su forma.


Esquema de expresión de las palabras en los módulos del prototipo: procurar que la expresión que sugiere la palabra se grafique.
Análogo a los edificios, podríamos pensar que las personas también llevamos cortinas, velos o trajes, que cuelgan, que no pertenecen a nuestra estructura. Y los trajes nos adaptan al clima, y también cumplen una función simbólica, incluso estética.
Colgaré entonces estos planos, de tal forma llegar a una lectura tanto continua, como segmentada, al separar las estrofas.
A continuación una nueva “estrofa”.



Monday, October 31, 2016

Alfombras y collage de tramas


Al ser iconoclasta (no concebir la representación corporal) el arte árabe desarrolla la abstracción geométrica. Da lugar a los más complejos esquemas y trazos reguladores, cubriendo pisos, techumbres, y muros.


Repetición de patrones o motivos a través de variados movimientos de estos, generan una creatividad de tapices y baldosas. Posibilidades interminables, para un mismo motivo. Y esta comprensión geométrica se ve reflejada en la arquitectura, coincidiendo con el esplendor de su cultura, entre los siglos VII y XII.


La mayoría de los patrones geométricos árabes se basan en polígonos regulares y estrellados, como el hexágono y el octágono. Los polígonos de estrellas, que aparecen en la evolución de la arquitectura islámica, se generan uniendo vértices de polígonos regulares, motivo frecuentemente observado en cúpulas y rosetones.


Polígonos estrellados, imagen superior

El trazo regulador en Le Corbusier
Lo que en el arquitecto clásico es norma en el arquitecto moderno es fundamento activo: salir a buscar las respuestas, en la misma forma, la misma estructura. Sin el marco del canon, en la desnudez, aplicar bien una geometría adquiere una importancia vital. El trazo regulador es una decisión sustancial: no hay un marco formal de acantos en el que caer, o en el que sustentarse. La forma es desnuda, se sustenta en su masa crítica, en sus razones.


Logias y balcones: fachadas profundas
Las alfombras y tapices naturales de hojas me han inspirado, asociándolas a las medidas y geométricas alfombras árabes.
En torno a esto, he trabajado un motivo original en forma de M y las diagonales que se generan en su movimiento. Procurar concebir un cuerpo que, si se ve como arquitectura, se aproxime a una construcción de logias y balcones (capas y profundidades). Fachadas permeables.
Uno y divido los prototipos. Veo la poesía en un cuerpo escultórico, y luego separada, procurando fragmentos geométricos coloridos que evocaran hojas, a modo de esculturas.


Aplico colores y trabajo su separación y ajuste: que pueda leerse por separado y unido, como estrofas, o como poema.
Constituir así un poema fragmentario, con la potencialidad de unirse en una nueva estructura, una nueva articulación.
Las estrofas dialogan entre sí, están pintadas, y juntas conforman una nueva figura.
Así estas tres estrofas propuestas se diseñan para estar ensambladas entre sí. A continuación un adelanto.


Así juntas dan lugar a una unidad, y separadas subsisten: ese es el concepto. Un poema pintado en capas.
Procurando además horadado no solo en las letras sino en las figuras geométricas. Dado lo vistosa que es la tipografía volumétrica es importante la decisión de qué palabras son “superpuestas”. Basta con pocas, y en ellas se incorpora una noción de espesor, que interactúa con los planos y quiebres.
Asimismo la decisión en la pintura: qué “capas” se forman.



Mientras el verano se hunde en los árboles…


Construyo así una primera noción de figura y color. Tonos de tierra para estos “versos grandes”, procurando ser expresivos, en sobrerrelieve, y que incluso la palabra pueda tener un rango de alejamiento. Que sin incrustar el total todavía pueda leerse el mensaje.