Vladimir Brontis: Fachada y distancia

Saturday, April 15, 2017

Fachada y distancia


La puerta en las iglesias, desde el período románico, tiene un importante papel. El concepto de prohibición y defensa resulta claro en retranqueos, y molduras decoradas. La detención paulatina, que también tiene que ver con una forma novedosa de aprovechar espacios intermedios, entre interior y exterior, protege un interior que se considera de recogimiento, o sagrado.
Se trata de precaver la asechanza del mal, representado en el demonio, a través del sucesivo despliegue y sus elementos, sus símbolos.
https://blade_runner.blogia.com/2005/092002-la-portada.php
Léxico de los símbolos, Olivier Beigbeder.


http://oculimundienclase.blogspot.cl/2010/09/partes-de-una-portada-romanica.html
El retranqueo así va “deteniendo” la entrada del demonio, en la concepción románica de las puertas a las iglesias.
La cita a esta solución, con la que voy introduciendo este post, viene del recuerdo del traspaso afortunado de interior a exterior, llevando al tema de las fachadas permeables, de la “amortiguación” del exterior.


Con este tema subyacente, el traspaso, lo permeable, es que abordo las etapas del último prototipo que he concebido, y que he estado presentando en los últimos artículos.
La fachada tiene una distancia o rango para apreciarse bien, y muchos arquitectos a través de la historia han trabajado este punto. Pueden aparecer incluso elementos en la escala de “fachada”, que se difuminan o no se aprecian tan bien en la escala de “cercanía”. La fachada así es una “presentación”, que sugiere aspectos del interior. Pero no necesariamente se percibe igual a las distintas distancias de ella.
El retranqueo de las letras, en el caso de mi prototipo, así sería perceptible en la escala cercana, donde importa la forma, mientras a la escala de la fachada importa el mensaje.
… “Cruzando un umbral que el viento erosiona”


El sinfín o lo infinito en arquitectura
http://www.infinitodevenir.com.ar/lo_inf.html
La arquitectura puede volverse infinita a través de patrones repetidos, duplicando, y al cambiar la escala de lo duplicado aparecen los fractales.
Recursos de iteración, matemáticos. Si bien el infinito no existe (al menos en lo palpable), y lo que se construye es la percepción, es claro que se evoca la amplitud, lo interminable.
Una fachada también puede comunicar sensación de profundidad, a través de transparencias, o aperturas. Comunicar la distancia existente tras su plano de límite.


Patrones de generación del Pabellón Serpentine Gallery 2002 (arriba), de Toyo Ito: el algoritmo de un cubo que se expande mientras rota, generando triángulos y trapezoides, con una permeabilidad que otorga una percepción de movimiento repetido infinitamente. Atmósfera, luz y sombra se resuelven en un mismo elemento, en una continuidad.

Entrever
Pienso distintos conceptos de horadación y apertura, y repaso referentes modernos, que aborden esta idea en forma variada.


La letra como el ojo de la llave:
Las dos fotos arriba corresponden al pabellón para la exposición National style, Prague (2013), de los autores A1 Architects, que presenta obras de arte.
La instalación incorpora colores, y textos, donde algunas letras se conciben como vanos, a través de los cuales los asistentes descubren las obras, mirando por las perforaciones de algunas de éstas, como una cerradura, o puerta entreabierta.
http://www.a1architects.cz/en/works/national-style


“Havel Elementary School”, en Berlin, Alemania (2009), de Augustin und Frank Architekten (arriba, alzado abajo), es interesante por la dinámica y peculiaridad de los vanos, y su eficiencia energética. La ventana se presenta como un fragmento extraído.


El proyecto es básicamente la ampliación de una escuela primaria, incorporando aulas, sala multiuso, comedor, cocina. Se destaca en la intervención el contraste de fachadas, en distinto grado de apertura, y el original lenguaje de horadación, irregular.
http://www.baunetz.de/meldungen/Meldungen-Schulerweiterung_von_Augustin_Frank_in_Berlin_905417.html


El arquitecto japonés Toyo Ito, visto anteriormente, realiza entre 2002 y 2004 el edificio TOD, en Tokio, donde busca que la fachada funcione como su propio soporte estructural, inspirándose para aquello en los árboles, al ser "objetos naturales que se soportan por sí mismos". Siguiendo estas ideas, es que diseña el pabellón Serpentine Gallery, de Londres, el cual incorpora aquellos complejos patrones con aspecto azaroso, pero que se derivan del cubo que se expande y gira: una generación matemática.
"Los numerosos triángulos y trapecios formados por este sistema de líneas que se interceptan en la fachada están planeadas para ser transparentes o traslúcidas, dando la sensación de movimiento repetido de forma infinita", señala la descripción del proyecto.
http://noticias.arq.com.mx/Detalles/14805.html#.WOpnkYg1_IU


Recordé entonces las estrofas de mi instalación en MDF (arriba), y vi las letras Stencil de otra posible manera: como objeto formal, no solo como mensaje. Qué pasaría luego si el número 1 fuera un vano, quebrado, una grieta tras la cual se vieran letras pintadas, o volumétricas. Luego la posible variabilidad de planos podría ser una veta, que enriquecería las “estrofas tridimensionales”. Plantear la grieta, la erosión. Ver a través.

Lambe lambe: la caja escénica
En torno a la escala del detalle, de la cercanía inmediata, y a la perspectiva y sensación de profundidad, resulta atractivo el teatro Lambe Lambe, originario de Brasil, como espectáculo dentro de una caja con pequeños muñecos y objetos animados. Es bonita la idea de la caja escénica: descubrir un mundo en miniatura. “Asomarse” a un mensaje, a una historia. Ver qué puede haber en un interior. Mirar a través de una rendija.


La caja, neutra, introduce en el interior a nuevas distancias, cambiando la escala de percepción de forma radical, pero siendo todavía reconocible. El traspaso en este caso es un límite, enteramente un contraste. Habría que pensar así como los teatros grandes, con asientos: también se concentran en un escenario. Luego las salas de teatro no tienen ventanas porque el escenario es su ventana.


Letras y planos
“Cruzando un umbral que el viento erosiona”
La erosión predominante en todo el prototipo construido, en este verso enfatizaría la palabra umbral. ¿Qué pasaría si uno pudiera caminar los capítulos de una novela? Sería cálida la arquitectura, luego fría, o al final misteriosa, si estuviera siguiendo los “capítulos”, cada uno en su carácter.


Ir girando levemente la apertura, como una especie de diafragma, y disponer las letras en la profundidad, es la generación que se me ocurre para la palabra “umbral”. Y luego su subsistencia al separar las piezas, aún perdiendo o alejando las letras.

Asomarse al escenario diminuto, ¡ansiedad teatral!



BR... UMAL... unión y separación de piezas
Lo que se trataba “Linterna de Papel” (instalación y homenaje a Andrés Sabella, que realicé hace un tiempo) es que en la oscuridad la gente descubría y leía poesías, del autor: a contraluz y trasluz, en el soporte de un objeto modernista, que en mi opinión podría ser del gusto del poeta, dada su biografía. Leer descubriendo, lo que también se explora en el actual prototipo. Ir de la forma en sí misma, arquitecturizada, al mensaje.
La última idea que se me ha ocurrido, y con la que trabajaré: ¡pocas letras volumétricas! Que no todo sea igual, establecer un contraste con las pintadas…
Pienso que en el próximo artículo presentaré el cuarto verso, que rematará el cuarteto. Y así se podrá vislumbrar el total.


Distancia entre piezas: cercanía y separación (abajo)